jueves, 31 de agosto de 2017

Información destacada de la Marea Verde

¡#InterinosAlasAulas!


****************
 ¡Sí se puede!: La movilización da sus frutos

****************

Recogida de firmas de apoyo a la Denuncia y 




  

Cronología de una mentira. El PP quiere mantener la LOMCE: no hay que dejarse engañar (Comunicado de Asamblea Marea Verde Madrid)


        

domingo, 20 de agosto de 2017

La Comunidad de Madrid protege a la directora de un colegio que dejó en la calle a dos niños sin avisar a su familia

Fuente: Laura Galaup para eldiario.es

  • La responsable de un centro público ordenó a dos alumnos de 11 años que se marchasen en horario lectivo y sin supervisión de adultos 
  • Acudieron tarde al colegio porque sus progenitores eran objetores de la prueba de la Lomce de 6º de primaria
  • El Gobierno de Cristina Cifuentes reconoce que se cometió "un error" pero limita la penalización a un "apercibimiento verbal" y descarta una sanción


La Comunidad de Madrid ha decidido no sancionar a la directora de un colegio público que dejó en la calle a dos alumnos de 11 años, un niño y una niña. El Gobierno de Cristina Cifuentes ha tomado esta decisión después de que los padres de estos dos menores protestasen porque sus hijos fueron expulsados el pasado mes de mayo en horario lectivo y sin supervisión de ningún adulto, ya que ellos no fueron avisados de esta decisión.

Finalmente fue la abuela de uno de los menores, que les había llevado al centro, la que se hizo cargo de ellos, tras encontrárselos por casualidad andando solos por la calle.


En sus quejas los padres lamentan que los menores abandonaran el centro "siguiendo las instrucciones de la directora". En la respuesta que les remitió la responsable de la Dirección del Área Territorial (DAT) de Madrid capital, reconoce que estos hechos son "censurables", aunque descarta sancionar a la responsable del centro porque considera "preciso valorar este incidente en sus justos términos".

En el documento emitido por la DAT a las familias, al que ha tenido acceso eldiario.es, aseguran que la directora del colegio Winston Churchill recibió un "oportuno apercibimiento verbal" y que al equipo directivo se les transmitieron las indicaciones para que "extremen la atención y el control de aquellas situaciones que puedan originar malas prácticas".

"Es incomprensible que la responsable de un centro diga a los menores que abandonen el centro sin avisar a sus padres, saltándose la ley y el reglamento de régimen interno. El colegio alberga a casi 800 niños de entre 3 y 12 años", apunta María, madre del niño expulsado, en una de las reclamaciones dirigidas a la Comunidad de Madrid.

"Como gracias a la abuela no pasó nada, deciden tapar estos hechos y se acabó", recrimina Cristina, madre de la niña. Las familias de los menores se muestran indignadas con esta respuesta porque consideran que la Consejería de Educación se ha amparado en que "no hay ningún mal que lamentar".

El departament reconoce a eldiario.es que esta profesional cometió "un error al permitirles salir fuera de sus instalaciones", pero describen este incidente como un "hecho puntual".

Objetaron a las pruebas externas

El incidente sucedió el día en que se celebraron las pruebas externas de 6º de primaria, el pasado 31 de mayo. Los alumnos acudieron a las 12.15 al centro, acompañados por la abuela de uno de ellos. Sus padres habían tomado esta decisión para negarse así a que participasen en el examen, porque no estaban de acuerdo con la "obsesión" del centro para prepararlas. "Durante dos meses se centraron en simulacros y dejaron a un lado el temario pautado. Se vuelcan en que el centro tenga buenas notas y no se preocupan por el alumno", relata Cristina.

Estas pruebas se celebraron en todos los colegios de la Comunidad y, aunque no tienen valor académico, sí suponen "una valiosa herramienta de diagnóstico tanto para las familias, los centros y la administración educativa", argumenta la Comunidad de Madrid. Una vez que fueron corregidas, se elaboró un informe para "mejorar la calidad educativa madrileña".

Amparándose en este contexto, la responsable de la DAT continúa señalando a las familias que una vez que los menores llegaron al colegio a las 12.20, se les explicó que "no podían incorporarse a clase por haber llegado tarde" porque sus compañeros estaban "finalizando la prueba".

Asimismo, esta directiva de la Consejería de Educación enmarca este suceso en el "estrés que supone la organización de las pruebas" en un centro educativo, así como que el centro no ha registrado anteriormente "hechos de esta naturaleza".

También explica en el escrito que los menores se marcharon porque "en ningún momento se informó a la directora que ambos alumnos se habían presentado acompañados de la abuela de uno de ellos". "A las 12.25 salen ambos del colegio, su compañero estaba autorizado a salir solo e Icíar manifestó que había venido con él", reseñan los responsables de la DAT en el documento.

El hijo de esta mujer estaba autorizado para marcharse del colegio sin compañía de un adulto cuando terminaban las clases. Eso sí, los progenitores aseguran que este consentimiento estaba enmarcado en las horas de salida del centro y reseñan la "gravedad" de lo acontecido porque la otra niña no contaba con ese permiso.

Las familias se muestran desconcertadas ante esta respuesta oficial. En sus argumentaciones destacan que el reglamento de régimen interno del centro permite a los niños comer en el colegio si llegan antes de las 12.30. "Los padres no fuimos avisados y la abuela se los encontró fuera, de casualidad. Vio desde el autobús que los niños iban andando por la calle en dirección a mi casa", reseña María.

"No había nadie en casa para recibirles"

En este punto, inciden en que al tomarse la decisión dentro del horario lectivo, no había nadie para recibirles en sus domicilio. "Si un día necesito que acuda otra persona a recoger a mi hija, tiene que llevar una autorización firmada por mi. Así que no entiendo cómo la dejan marchar porque va con otro niño, no tiene sentido", argumenta Cristina.

Ante esta actuación, una vez que su abuela les interceptó mientras andaban los dos solos, volvió al colegio para pedir explicaciones "se las vio y deseó para que les dejaran quedarse", continúan los progenitores. Estas familias se muestran decepcionadas porque ningún alto cargo del centro "en ningún momento" se puso en contacto con ellos para aclarar lo sucedido, fueron los padres los que tuvieron que pedir explicaciones.

Tampoco entienden por qué en el centro educativo destruyeron la hoja de firmas ratificada por la abuela de uno de los niños en la que figuraba la hora en la que entraron por primera vez. Ante esta última queja, desde la DAT aclaran que "el conserje retiró la hoja" porque "los alumnos ya no estaban en el centro" pero "sin que hubiera intención de ocultar nada", apuntan.

Cifuentes ratifica la decisión de la Consejería

La presidenta de la Comunidad de Madrid también ha respondido a las quejas de María y su marido y en la contestación que les mandó el mes pasado se reafirma en la decisión tomada por su equipo educativo. Destaca que la directora "ha pedido personalmente disculpas a los progenitores", pero también "espera" que los padres se "hagan cargo" de que se "trataba de una circunstancia extraordinaria" porque en esas horas lectivas era "obligatoria" la participación de los alumnos en la prueba de 6º de primaria.

Las prácticas en embajadas y consulados: un coto cerrado para estudiantes con recursos

Fuente: Alba Camazón para Eldiario.es


  • El Gobierno que ha aumentado un 70% las becas no remuneradas tampoco se hace cargo del coste de los visados ni del seguro médico.
  • El único apoyo económico para los estudiantes proviene de la UE y depende de la concesión de la beca Erasmus + Prácticas

 
Cada experiencia es diferente, como cada alumno que ha pasado varios meses en una embajada o consulado con un contrato de prácticas. Sin embargo, muchos de estos jóvenes coinciden en que acceder a estas plazas cuando el Estado no cubre ningún gasto es tarea imposible. Desde 2013, Exteriores ha aumentado en más de 70% las becas sin remunerar.

Trabajar para el Estado con un contrato de prácticas no remuneradas puede salir muy caro. Prohibitivo si la plaza está a miles de kilómetros de España. Desde 400 euros al mes que pagaba José Ignacio en Túnez, hasta los mil euros que prevé Victoria gastarse en La Habana. Puede incluso resultar más costoso si el destino está en Estados Unidos o Japón. Unos alumnos han tenido que ahorrar y otros han necesitado la ayuda de sus padres para costearse la vida en el extranjero.


El Estado pagaba entre 1.000 y 2.200 euros mensuales a los estudiantes del máster de la Escuela Diplomática hasta 2012, momento en que se suprimió esta ayuda económica y se unificó esta convocatoria con la del resto de universidades. El Gobierno se amparó entonces en "las restricciones presupuestarias", pero algunos de estos exalumnos se quejan: "Ahora se supone que estamos mejor, pero la situación no ha cambiado", asegura Manuel (nombre ficticio), que estuvo en la embajada española en Eslovenia. "Eso no son prácticas, sino un voluntariado", especifica.

Muchos de estos alumnos han podido trabajar en la representación española en el extranjero gracias a un trabajo previo que sí se pagaba y al apoyo económico familiar. "Entre el alojamiento, la comida y el transporte, mis padres me enviaban unos mil euros al mes", asegura Laura, que estuvo cuatro meses en el consulado español en Santo Domingo. A esos 4.000 euros hay que sumar el precio del vuelo transatlántico.

Estos estudiantes reclaman un apoyo económico o incluso laboral por parte de la representación española en el exterior: "Como mínimo podían ayudar a buscar un empleo para la otra media jornada", reclama Manuel.

El Estado ni siquiera paga el visado o un seguro médico, obligatorios para muchos destinos. José Ignacio, que como español podía pasar tres meses en Túnez sin visado, tuvo que solicitar un permiso especial para el último mes. "Por lo menos lo pagó la embajada", explica. Sin embargo, otros exalumnos aseguran correr ellos mismos con esos gastos extra.

Laura tiene esclerosis múltiple, y asegura que fueron sus padres quienes pagaron todas las revisiones y analíticas que necesitó durante sus prácticas en el consulado de Santo Domingo. Ella contrató un seguro básico que le cubría las enfermedades o accidentes nuevos, así que tuvo que pagar también todos los chequeos médicos que necesitó durante esos cuatro meses: "Serían unos cien euros mensuales por el seguro y otros cien que tenía que pagar por las analíticas y revisiones", asevera.

La única financiación viene de la Unión Europea

Solo aquellos alumnos que viajen a un Estado miembro de la Unión Europea (o a Macedonia, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Turquía) tienen la posibilidad de recibir financiación. Paula está este verano en el consulado de Lyon: "Yo solicité las prácticas solo en países de la UE para poder agarrarme al convenio de Erasmus + Prácticas. La universidad me lo concedió sin problemas y me dan una ayuda de 400 euros al mes". Con esta aportación, Paula afronta la mitad de los gastos: el alojamiento y el transporte.

La beca Erasmus + Prácticas no se puede presentar hasta que el MAEC seleccione al alumno para una de sus instituciones en el exterior. Ni siquiera las universidades pueden garantizar que el alumno reciba la beca, puesto que depende de la disponibilidad presupuestaria. Por lo tanto, un estudiante puede irse de prácticas a un país europeo y no percibir ayuda alguna.

Muchos de estos jóvenes comparan la actitud del Gobierno español con la de otros países de nuestro entorno. En Francia, por ejemplo, los alumnos que pasan más de dos meses en una institución nacional en el extranjero reciben una ayuda económica de 400 euros.

Los alumnos consultados coinciden en la importancia personal y profesional de estas prácticas, pero se muestran descontentos con el gasto que les supuso. José Ignacio estuvo en la embajada en Libia, desplazada a Túnez por la guerra, y asegura que no habría podido ir si no hubiera ahorrado su sueldo del verano anterior. Joaquín pudo irse a la embajada española en Buenos Aires porque sus padres viven allí: "Solo familias con recursos muy altos se pueden costear el lujo de hacer unas prácticas que pueden suponer casi 5.500 euros en total. Es una injusticia".

Puedes leer la noticia también en origen en eldiario.es

El neoliberalismo educativo

Fuente: Jordi Martí para xarxatic.com

Lo de ser liberal no mola porque emplear el capital en la producción y distribución de la riqueza sin intervención del gobierno, reduciendo su papel a simple árbitro legislador, no da suficientes beneficios. Al menos en el ámbito educativo porque, por lo visto, lo de ser liberal uno sólo se demuestra con terceros. Ya, todos conocemos el concepto de neoliberalismo. Concepto surgido por la necesidad que tienen algunos de, debido posiblemente a sus limitaciones de progreso en un libremercado, seguir cobrando de los impuestos de todos mientras alardean de la necesaria privatización de los servicios, la libre competencia e, incluso, la reducción de costes en determinados ámbitos para, supuestamente, mejorar su gestión. Todo muy lógico y coherente. Cobrar del papá Estado un buen dinero para ponerse a criticar al papá Estado.

Pues este tipo de personajes son los que tenemos en el ámbito educativo. Asesores que, quizás en alguna ocasión en el pleistoceno, dieron clase cuyo único objetivo es desprestigiar a los docentes y al sistema educativo público. Grandes defensores de los conciertos educativos pero siempre, curiosamente, poniendo la mano para que cada fin de mes los incautos ciudadanos, mediante sus impuestos, les den de comer. Y no salen baratos. No, no sale nada barato tener a este tipo de asesores (póngase el cargo que uno desee, siempre que sea a dedo y nunca por principios meritocráticos, justos y transparentes) cuyas nóminas, en la mayoría de ocasiones, llegan a quintuplicar el salario de un docente de aula. Es lo que tiene ser liberal. Bueno, neoliberal.

Ya sabéis que soy muy de ejemplos y que, por desgracia aunque mi abuela dijera que no era bueno dejarse influir por los comentarios, entre faltones y despreciables, de algunos, siempre tengo tendencia a caer en determinadas discusiones. No, no me gusta discutir pero sí que me gusta, en ocasiones, destapar algunas cuestiones que a veces subyacen tras aquellos tan impolutos que han vivido, curiosamente, toda la vida de las mamandurrias. Y no entro en política, entro simplemente en el ámbito educativo. Algo que conozco un poco.

En el día de ayer, un tal Xavier Gisbert (pongo un tal porque, hasta ese momento ni sabía de su existencia) publicó en su cuenta de Twitter el siguien tuit con toda la mala intención del mundo e insinuando que la culpa de la educación en España era el sueldo de los profesores. Seguro que algunos justificaréis dicho tuit e, incluso otros pretenderéis decir que no quería decirse lo que he interpretado pero, sinceramente, es que no hace falta ser muy sagaz para entender el motivo de dicho tuit. Un odio irracional a los docentes y, especialmente, a los de la pública. Algo que sorprende habiendo sido él uno de esos docentes aunque, curiosamente, fue bastante ágil para establecer contactos e ir saltando de un puesto a otro en la administración educativa. Pero no adelantemos acontecimientos…


Sigue leyendo este artículo en Xarxatic.com

sábado, 19 de agosto de 2017

El desastre del bilingüismo en los colegios españoles

Fuente: Verónica de Miguel para Medium.com

El Real Decreto 126/2014 establece como uno de los objetivos básicos de la Educación Primaria la adquisición en, al menos, una lengua extranjera de la competencia comunicativa básica que permita a los alumnos expresar y comprender mensajes sencillos y desenvolverse en situaciones cotidianas.

Como firme defensora de la educación bilingüe, me entristece ver que a pesar de haber experimentado un enorme desarrollo en los últimos 10 años en España, los objetivos que se plantearon no han sido alcanzados, o al menos, no en su totalidad.

Con frecuencia sucede que el profesorado que imparte asignaturas de contenido en programas bilingües, observa en el aula que, sus alumnos presentan muchas dificultades con la lengua y tienen que dedicar mucho tiempo a este aspecto de la enseñanza, lo que hace que no haya tiempo suficiente para impartir los contenidos en la misma profundidad con que se hace en los programas monolingües.
Y es que, con preocupante frecuencia, está ocurriendo que el nivel que se imparte en la asignatura de lengua inglesa no encaja con el impartido en las asignaturas de contenido.

Por poner un ejemplo, es inadmisible que mientras en el primer capítulo del libro de inglés de 1º de Primaria se está presentando vocabulario sencillo y frases cortas, el libro del mismo curso de Sciences también en la primera página comience a abordar la asignatura utilizando expresiones complejas y dando por hecho que su público nació siendo bilingüe o en un país angloparlante.

En definitiva, mientras que en inglés se están trabajando estructuras básicas aplicables a entornos cotidianos, en Sciences se estudia la fotosíntesis o el ciclo del agua.
Para comprender, en este caso, el libro de la asignatura de Sciences, los alumnos necesitarían tener suficiente vocabulario y conocer bastante de las más básicas estructuras gramaticales.
Este gravísimo error ha sucedido y continúa sucediendo en las escuelas españolas. Esto ni es enseñanza ni es bilingüe.

¿Y cómo pueden los alumnos aprobar las asignaturas de contenido impartidas en lengua extranjera si no saben inglés?
La respuesta es fácil; los profesores están bajando la exigencia en las asignaturas de contenido hasta niveles irrisorios. El resultado es que los alumnos no saben inglés y tampoco saben Ciencias Naturales, ni Ciencias Sociales.

Algunos profesores, huyendo de este fracaso, se han posicionado en el extremo opuesto, elaborando contenidos de extrema dificultad o no realizando las adaptaciones de vocabulario y gramaticales oportunas. El resultado ha sido la existencia de alumnos desmotivados que han perdido el interés al considerar inalcanzables las metas planteadas por los docentes.

En próximos artículos explicaré cómo creo yo que puede mejorarse la enseñanza bilingüe.

miércoles, 16 de agosto de 2017

El tamaño de las aulas importa: más alumnos, más burocracia y menos tiempo para aprender

Fuente: Daniel Sánchez para eldiario.es


  • Las clases masificadas provocan que el profesorado pierda tiempo en imponer orden, perjudican a los estudiantes más desfavorecidos y dificultan la individualización de la enseñanza.
  • España supera ligeramente la media de los países de la OCDE con 22 alumnos por clase en Primaria y 25 en Secundaria.
  • La situación ha empeorado en los últimos años como consecuencia de los recortes porque el descenso de profesores ha conllevado la subida de alumnos.


Apenas se habla de ello, pero es de lo que más afecta al día a día en clase. Cuántos alumnos hay metidos en un aula o con cuántas personas tiene que lidiar un profesor cada hora. Aunque es la parte más visible de esta variable cuantitativa, no es la única. Hay otras, menos evidentes, pero también importantes: cuántos exámenes debe corregir el maestro de cada tacada o con cuántas familias tiene que relacionarse en cada curso. Las ratios condicionan hasta dónde se puede individualizar la atención a los alumnos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha puesto sobre la mesa la cuestión de las ratios, en general por encima de los límites recomendables, durante su campaña electoral. Prometió que las reduciría a 12 alumnos por clase en Primaria de un curso para otro. Su ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, anunció a principios de julio que en una primera fase se realizará en 2.500 clases de colegios de zonas desfavorecidas. La tarea será ardua. En Francia, según datos de la OCDE, las ratios en Primaria están actualmente en 23 alumnos por clase.

En España la situación no está mucho mejor. En Primaria hay 22 alumnos por clase —de media—, mientras en Secundaria la cifra sube hasta los 25. Con estos datos, nuestro país se ubica en la posición número 12 de los 33 países que analiza la OCDE, por encima tanto de la media de estos países como de la media de la Unión Europea de los 21 –países que forman parte de la UE y de la OCDE– , que se sitúa respectivamente en 21 y 20 en Primaria y 23 y 21 en Secundaria.

España se coloca justo por detrás de EEUU y por delante, precisamente, de Francia. China lidera la clasificación por países, con 50 alumnos de media en Secundaria y casi 40 en Primaria, y Letonia la cierra con 15 y 16, respectivamente.

Los datos de España hay que cogerlos con cuidado. Son medias y, en muchas ocasiones, se nutren de dos extremos: las grandes ciudades suelen tener muchos más alumnos por aula que los entornos rurales o de pequeñas poblaciones. En las grandes capitales puede llegar a haber hasta 40 alumnos en cada clase en los últimos años de bachillerato.

La situación solo ha empeorado en los últimos años como consecuencia de las decisiones adoptadas por la crisis. El descenso del número de profesores ha conllevado automáticamente la subida de los alumnos por clase, como constató CCOO en un reciente informe. Así, en el periodo entre el curso 2008-2009 y el 2015-16 cada aula de un centro público acoge a un alumno más en Primaria y a uno y medio en Secundaria. En regiones como Madrid  la masificación en las aulas ha llegado a la justicia (la expresidenta, Esperanza Aguirre, permitió subir las ratios un 20% de manera coyuntural, pero nunca se bajaron) y en otras como Cantabria están en máximos europeos.

Con Cifuentes, la Comunidad de Madrid mantiene a más alumnos de los que marca la ley porque apela a un decreto que permitía subir el número ante la reducción de plantilla. Sin embargo, se quedó sin efecto después de que el Gobierno anunciara una tasa de reposición del profesorado del 100%. Así las cosas, el limite legal de ratios marca un máximo de  25 alumnos en Infantil y Primaria; 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato.

El tamaño de las aulas importa, explican los expertos. Y no solo en el rendimiento de los alumnos, también en el discurrir de la propia clase o en el gasto educativo. Aunque no hay excesiva literatura específica al respecto, Blanquer sí aludió a "estudios realizados en Francia y en el extranjero" para avalar la propuesta francesa de reducir las ratios.

La OCDE, en su Panorama de la Educación, explica tímidamente que "las clases más pequeñas pueden beneficiar a grupos de estudiantes concretos, como los que proceden de entornos desfavorecidos".

La importancia de la atención individual

Los profesores que están cada día en las aulas confirman estas impresiones y van más allá. "El número de alumnos es una de las cosas más importantes", asegura una profesora de Primaria. "Es la manera de conseguir una atención lo más individualizada posible para cada estudiante. Para mí, en un mundo ideal el máximo razonable son 18-20 y el óptimo, 14-15. Si tienes divididos a los alumnos en grupos de rendimiento (no una división física, está en tu cabeza), puedes centrarte en el que tiene un menor desempeño y el otro trabajará solo. Con tres grupos ya no vas a llegar a todos", explica. Y si en la clase hay alumnos con necesidades educativas especiales, la aseveración anterior redobla su validez e importancia.

Más allá de esto, señala la OCDE, "un mayor tamaño de las clases parece estar asociado a un porcentaje más elevado de estudiantes con problemas de comportamientos y con la necesidad de dedicar más tiempo a mantener el orden, en vez de a la enseñanza y al aprendizaje".

Los datos de la OCDE muestran que en los países con menos alumnos en cada clase (Letonia o Estonia, con casi 15 alumnos), los profesores dedican casi el 85% del tiempo a la enseñanza y el aprendizaje, mientras que en los que más tienen (clases que rondan las 35 personas), este porcentaje cae por debajo del 75%. La media de la OCDE no llega al 80%. En una clara correlación, en los países con las aulas más masificadas el 15% del tiempo se va en mantener el orden en clase, mientras que los que menos alumnos tienen no llegan al 10% de los minutos invertidos en esta tarea.

Además, como recuerda otra maestra, no solo se trata de las horas de clase en sí. Más alumnos significa más exámenes que corregir y, sobre todo, más familias que atender durante el curso. De nuevo, más tiempo dedicado a la burocracia y restado a las tareas puramente académicas que limita esa individualización de la enseñanza a la que apuntan los expertos como el camino a seguir.

En Francia, pionera en la reducción masiva de ratios si mantiene la promesa, tienen tarea por delante. Tanta, que los sindicatos del país creen que no lo van a lograr. Reducir el número de alumnos por aula requiere más clases físicas y más profesores. La parte de los maestros más o menos se puede acometer, es cuestión de dinero. Más dificultades presenta la de las aulas. De momento, como solución temporal, los directores se plantean separar las clases que ya tienen por la mitad con algún recurso coyuntural (una cortina, un muro) o utilizar las aulas informáticas.

viernes, 11 de agosto de 2017

¡Si nos tocan a un@ nos tocan a tod@s!

Nos llega esta información desde el Blog Maestrosdepurados

20170225_131244.jpg
Eumelia de la Cruz, Mely es una profesora de la Escuela Pública de la especialidad de Francés en Escuelas Oficiales de Idiomas de la Comunidad de Madrid. Interina, con más de 25 años de experiencia, querida y valorada por su alumnado, solidaria y buena persona, trabajadora concienciada y luchadora, siempre participando en los claustros con su punto de vista crítico. Como afiliada al sindicato SUT  y activista en la Plataforma de Interin@s de Madrid, ha participado en las luchas de la Marea Verde tras los recortes con la excusa de la crisis, protagonizando una de sus victorias en los tribunales, al ganar el Recurso Contencioso-Administrativo y serle reconocido por primera vez el derecho al cobro de los meses de julio y de agosto del curso de 2012/ 2013 (cuandol@s profesores/as interin@s eran despedid@s el 30 de junio).
En el mes de diciembre de 2016, Mely recibió la noticia de apertura de un expediente disciplinario acusándola de falta grave de “desobediencia” durante el curso anterior, el 2014/15, cuando la profesora trabajaba en la EOI de Collado Villalba.
Ese curso, Mely, que recibió la orden de realizar las pruebas de evaluación para el mes de septiembre, alegó ante la Dirección y el Claustro del centro, mediante recurso de alzada sin respuesta a la DAT de Madrid Oeste, y posteriormente a través de un recurso Contencioso Administrativo (cuyo juicio tendrá lugar en diciembre de este año), que al ser interina y por tanto, despedida el 30 de junio, no podía realizar un trabajo para  meses después de estar en el paro y sin ser emunerada, cuestión absolutamente prohibida en la función pública. Además, que su elaboración debería corresponder al profesorado que después se encargara de su ejecución y corrección. En sus alegaciones exponía también que, en al menos dos EOI anteriores, no se le había pedido la preparación de estas pruebas, encargándose de ello el Departamento, como ocurre en Secundaria. De nuevo Mely luchaba por sus derechos como trabajadora, profesora interina de la Educación Pública, en un contexto de nueva deriva represiva al amparo de la llamada Ley Mordaza, que atacaba la libertad de expresión de periodistas, trabajadores/as del mundo de la cultura y personas que participaban en legítimas manifestaciones por sus derechos democráticos.
Hay que recordar que los expedientes no se abren sin el consentimiento de la Dirección de un centro y que éste de Villalba en concreto, con el apoyo de la Asociación de Directores/as de Escuelas Oficiales de Idiomas, al igual que hiciera después la Inspección que tramitó el expediente disciplinario, se amparaban en todo momento en una razón supuestamente objetiva: la de haber mostrado “desobediencia” a la elaboración de estas pruebas. Este expediente podría suponerle hasta tres años de suspensión de empleo y sueldo.
El grupo de apoyo a Mely recogió firmas y realizó una concentración frente a la sede de la Comunidad de Madrid pidiendo la retirada del expediente, así como el reconocimiento de los derechos de l@s profesores interin@s, entre ellos, el de realizar las tareas que les corresponden por la duración de su contrato.

miércoles, 9 de agosto de 2017

El ‘caos’ educativo de Cifuentes augura un comienzo de curso escolar tenso

Fuente: CUARTOPODER (Sara Montero)
Parte de la comunidad educativa madrileña está, de nuevo, en pie de guerra contra la gestión de Cristina Cifuentes. En esta ocasión, los problemas han venido por una cascada de fallos en las listas de interinos y plazas en la Comunidad de Madrid que ha provocado el caos. La consejería de Educación sí reconoce “incidencias puntuales”, aunque asegura que “se han resuelto todos los errores detectados”.
“En los últimos años las plazas definitivas se asignaban en septiembre y este año las han dado en julio, pero las han dado mal. Hay errores a todos los niveles, desde fallos en las listas de inglés hasta baremos mal hechos en Secundaria o dejar sin vacante a personas a las que correspondía y dársela a quien estaba por debajo con menos puntuación”, explica Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid. Desde que salieron las listas definitivas el 28 de julio, el sindicato asegura haber recibido varias reclamaciones de todo tipo. La relación provisional de plazas salió el 20 de julio, pero tras las primeras reclamaciones, lejos de arreglarse los fallos se han mantenido o han aparecido otros nuevos.
Almudena (nombre ficticio) aún no sabe en qué colegio tendrá que trabajar en septiembre por un error informático que hizo que su nombre no apareciese en la adjudicación final, aunque sí en la provisional: “Cuando fui a reclamar, me dijeron que la lista definitiva es inamovible. Así que a finales de agosto me darán el destino que quede. Hay gente muy por detrás de mí en las listas a los que les han dado centros que yo había pedido”, explica la afectada. Esta profesora de Primaria lo atribuye a un error informático, pero cuando fue a reclamarlo a la Administración, topó con la burocracia. “Esto es así”, le contestó la funcionaria cuando preguntó si podría recurrir la decisión.
El caso de Alba es más grave. Se ha quedado sin plaza por un error en el papeleo y tendrá que seguir siendo interina. Aunque puede parecer un trastorno menor, lo cierto es que condiciona decisiones tan transcendentales, como por ejemplo pedir una hipoteca, donde tener un trabajo fijo cuenta. “En mi caso, no han tenido en cuenta todos los méritos correspondientes. Yo entregué toda la documentación y me dieron un recibo sellado en la Administración de que había sido así. Cuando salieron las listas provisionales, me baremaron mal la experiencia, así que mandé toda la documentación de nuevo. Sin embargo, las definitivas volvieron a salir con el mismo fallo”, explica. Cuando fue a reclamar, le dieron el recurso de alzada, que tarda unos tres meses en resolverse, como única y última opción.
Desde la Comunidad de Madrid son tajantes: “Nadie que tenga derecho a su puesto de interino se va a quedar sin su plaza”, aseguran desde la Consejería de Educación, que afirman que sus funcionarios han hecho una “excepcional labor adjudicando casi 800 vacantes más que el curso anterior”. Sin embargo, desde CCOO y UGT no lo ven así. Este último sindicato también ha detectado “multitud de errores” en estos procesos.
Opositar para maestro en Madrid, una carrera de obstáculos.
El epicentro de todas las quejas ha sido la Dirección General de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid que se sitúa en la calle Santa Hortensia, donde se han vivido algunas situaciones de tensión. Esperando las colas de reclamaciones es donde muchos se dieron cuenta de que su caso no era aislado y de que había errores generalizados. Es el caso de Sandra (nombre ficticio) que asegura que ser interino en la Comunidad de Madrid es una verdadera carrera de obstáculos. Hace unos meses, tuvieron que pelear por las interinas que se habían acogido a la baja de maternidad. Al no cumplir los 9 meses de requisito para tener la paga en verano, no se les iban a retribuir las vacaciones como al resto de sus compañeros. Apenas unas semanas después, tienen que volver a batallar por los errores en las listas.
“Salió el primer listado y mi baremo estaba mal. No me habían contado unos cursos. Tenía que tener más de tres puntos y se me quedaron en 1,8”, explica Sandra. En su caso, estas décimas han hecho que en vez de asignarle alguno de los colegios que pidió cerca de su casa, tenga que ir cada día a un centro de educación especial en la periferia de Madrid. Cuando se pone rostro a las cifras, la perspectiva cambia: Sandra tiene un bebé y con este nuevo destino, el año se le complica un poco más. De nuevo, la única solución ha sido un recurso de alzada.
Lejos de ‘amilanarse’ , los profesores y maestros de toda España se han organizado en las redes mediante grupos de Facebook. Como prueba, uno que lleva por título ‘Opositores en marcha’. “Pretendíamos compartir nuestras inseguridades y nuestras quejas propias de la fase de oposición del proceso. Durante los primeros días llegamos a ser más de 2000 personas”, explica por mail uno de los integrantes, que recuerda los problemas que han sufrido en varios procesos: “Esperamos que en septiembre nadie se olvide de las injusticias que nos han hecho este año, llevándonos ante un proceso poco objetivo, lleno de errores y prisas, sin más explicaciones que las que la propia convocatoria pudiera darte”.
Un inicio de curso muy tenso
Las fuentes sindicales consultadas prevén un inicio de curso muy tenso. En los últimos meses, se han ido encadenando errores que han ido causando malestar en la comunidad educativa. Primero, con los insuficientes cupos de profesores, después con la devolución de la paga a los interinos (donde hubo nerviosismo hasta última hora) y, a finales de julio, con el caos en los baremos y las adjudicaciones de las plazas.
“Tras detectar todos estos errores, hemos pedido a la Comunidad que impugne las listas enteras, pero no quiere. Vemos que al final vamos a acabar en los juzgados con un montón de casos individuales”, explica Aída San Millán, responsable de Juventud en la Federación Regional de Enseñanza de CCOO de Madrid, que cree que estos recursos acabarán ganándose en los tribunales. Los sindicatos aseguran que la privatización que lleva a cabo la Comunidad de Madrid en la gestión educativa tiene parte de culpa en el caos que se ha provocado tras adjudicarle algunos servicios a una empresa privada: “Se busca la degradación de la educación pública. Esta empresa cobra más de dos millones de euros anuales y está gestionando esto de manera pésima”, explica la sindicalista.
Según fuentes sindicales, las prisas con las que se han llevado a cabo estos procesos, las privatizaciones poco eficientes y la falta de voluntad por subsanar los errores son las causas de este desorden, ¿será el responsable de que Cifuentes no se tome vacaciones?
https://www.cuartopoder.es/espana/2017/08/09/el-caos-educativo-de-cifuentes-augura-un-comienzo-de-curso-escolar-tenso/amp/


lunes, 7 de agosto de 2017

El Gobierno de Cifuentes promociona un taller taurino para niños de 8 a 14 años (Laura Galaup en eldiario.es)

Reproducimos esta noticia publicada en DIARIO.ES 

La escuela de tauromaquia de la Comunidad de Madrid ha organizado el primer campus estival taurino para menores en un plaza de toros de la región
La finalidad era "dar a conocer a los jóvenes aficionados las diversas facetas del mundo del toro" a razón de 150 euros de matrícula por seis días de clases
El centro se creó en la plaza de Las Ventas después de que el Ayuntamiento de Madrid retirase la ayuda a otro centro que financiaban ambas administraciones

Cristina Cifuentes aumenta un 40% el presupuesto destinado a los toros
La tradición taurina en Baleares se limita a dos corridas y otros cinco festejos en 2016
Escuelas de tauromaquia: la cuna del maltrato animal legalizado

Este verano se ha celebrado el primer campus estival taurino para niños de entre 8 y 14 años organizado por la escuela de tauromaquia José Cubero ‘Yiyo’, gestionada por la Comunidad de Madrid.

La página web del Ejecutivo presidido por Cristina Cifuentes especificaba que "la finalidad de este campus es dar a conocer a los jóvenes aficionados las diversas facetas del mundo del toro". En la organización también ha colaborado el Centro de Asuntos Taurinos, un organismo público regional presidido por Ángel Garrido, número dos de la presidenta.

La promoción incluía una invitación a "todos los niños aficionados a los toros" a "vivir una experiencia diferente durante sus vacaciones estivales".  La idea del taller era fomentar "desde el aprendizaje de las suertes más elementales del toreo de salón, así como cultura general relacionada con la historia de la tauromaquia a través de acciones formativas impartidas por prestigiosos profesionales del mundo del toro (matadores de toros, ganaderos, veterinarios, periodistas taurinos...)", según el portal online de la Comunidad de Madrid.

Las clases de este campus taurino, destinado a menores de 14 años, se celebraron el pasado mes de julio en el municipio madrileño de Alalpardo. Según este Consistorio,  la actividad contó con 42 alumnos procedentes de toda la Comunidad, ya que diariamente les trasladaban en un autobús desde la plaza de toros de Las Ventas al emplazamiento de las clases.

Los asistentes pagaron una matrícula de 150 euros. "El Centro de Asuntos Taurinos aprobó este evento dentro del programa de actividades de la escuela", apuntan desde la Consejería de Presidencia.

En las actividades celebradas entre el 3 y el 8 de julio  participaron matadores de toros como Rafael de Julia, Miguel Rodríguez o Conchi Ríos; picadores y mozos de espadas. Además, tal y como explican desde la web del Gobierno regional, los alumnos analizaron los encierros de San Fermín y "como colofón" participaron en un tentadero público.

El curso estuvo patrocinado por Plaza 1, la empresa adjudicataria de la gestión de Las Ventas y formada por una UTE de Simon Casas Productions, SAS y Nautalia Viajes, SL. Desde el Ayuntamiento municipal  aseguran en su página web que esta empresa "ha corrido con todos los gastos correspondientes a la realización del mismo" y que el Consistorio ha cedido las instalaciones "a cambio de la entrega de seis novillos para las próximas fiestas patronales".

La escuela de tauromaquia José Cubero Yiyo depende de la Comunidad de Madrid. El Gobierno de Cristina Cifuentes creó este recurso en febrero del 2016, después de que desapareciese el consorcio que formaba junto al Ayuntamiento de Madrid para gestionar la escuela Marcial Lalanda, a la que el Ejecutivo de Manuela Carmena retiró la subvención de 60.000 euros.

El nuevo centro formativo taurino José Cubero Yiyo se instaló en la plaza de toros de Las Ventas y se adscribió al Centro de Asuntos Taurinos. Según anunciaron desde el Gobierno de Cifuentes, esta escuela se creó para facilitar "el nacimiento de nuevos valores que contribuyan a su pervivencia [de las fiestas de toros] y engrandecimiento", así como para ayudar "a los aspirantes a formarse como toreros en sus diversas formas".

Una escuela sin página web ni redes sociales

Esta información solo se puede recabar en la web de la Comunidad de Madrid ya que a pesar de que con esta escuela tratan de promocionar la tauromaquia, este recurso creado por el Gobierno de Cifuentes no cuenta con página web ni redes sociales en las que publicite sus actividades. Desde la Consejería de Presidencia aseguran que sus herramientas de comunicación "están en proceso de confección".

En julio del 2016 el Ejecutivo aprobó un decreto en el Boletín de la Comunidad de Madrid que oficializó la dependencia de esta escuela regional del Centro de Asuntos Taurinos y la modificación de crédito para dotar de presupuesto al centro formativo. Desde la Consejería de Presidencia aseguran que esta escuela "no recibe financiación de la Comunidad de Madrid" y que el evento organizado en julio tampoco obtuvo dinero público.

Financiación de la escuela

Sin embargo, aunque en el informe presentado por el consejero de Presidencia para justificar la creación de esta escuela ante el Consejo de Gobierno regional explicó que la financiación de este centro se realizaba mediante esta compañía, también reseñó que esta concesionaria podía acceder a la subvención para "actividades de formación [como el campus celebrado en julio] en materia taurina destinada a las diversas escuelas taurinas" regionales.


Durante esta legislatura, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha mostrado en reiteradas ocasiones su apoyo a los toros. En su primer año de Gobierno, debido a la presión de la oposición tuvieron que reducir la partida de los toros a 960.437 euros. Sin embargo de cara a las cuentas de 2017, gracias al apoyo de Ciudadanos, han conseguido aumentar el presupuesto a 1,3 millones de euros. De hecho, una de las medidas destacadas en el  balance que realizaron de los dos años de Gobierno es la puesta en marcha de la escuela José Cubero Yiyo.

Fuente: http://m.eldiario.es/sociedad/toros-tauromaquia-Cristina_Cifuentes-Comunidad_Madrid_0_671233592.html